NEW OPERA HOUSE, OSLO
GOBIERNO NORUEGO / 2000
Oslo, Noruega
El nuevo volumen formado por estratos cristalinos claramente visibles desde la distancia se convierte en un icono dotado de fuerza y simbolismo para destacar como emblema en el contexto de la ciudad.

Esto se consigue mediante una composición inspirada en las formas naturales de las estructuras cristalinas del hielo en dramático contraste con la ortogonalidad del paisaje urbano.

Los materiales, cemento y vidrio, permiten que el edificio quede claramente destacado de su entorno, La cambiante luz del día y la iluminación nocturna hacen más visibles sus transparencias pues brillan en la distancia y se reflejan en el agua del mar.

En cuanto a su singularidad, la composición estratégica es semejante a otras arquitecturas que contrastan con su entorno, como el Opera House en Sydney o los más recientes Museo Guggenheim y Auditorium de San Sebastián. La principal diferencia radica en que su atractivo se basa no sólo en la percepción exterior como una pieza escultórica, sino también en el máximo aprovechamiento de las posibilidades de crear una nueva “construcción geográfica” que ofrezca un lugar con vistas privilegiadas de la ciudad y del paisaje desde el interior.

Los materiales del edificio permiten obtener dos texturas predominantes: el hormigón en la mayoría del volumen y una piel muy ligera y transparente, lograda con el vidrio y sostenida por una estructura metálica. El tratamiento del hormigón puede variar pero manteniendo siempre su textura y color para diferenciarse del ocre y oro del teatro principal, gema del proyecto.